Porlamar
23 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Hablando de vagos, señor Presidente
Afortunadamente los neoespartanos sabemos quiénes trabajan por su pueblo, y quiénes han asumido cargos públicos de elección popular, de libre nombramiento o inventados para usufructuar del poder y/o enriquecerse a costa del sufrimiento de la gente.
Celis E. Rodríguez Serrano

23 Ago, 2019 | Reza un refrán popular que "lo que es de cantar el carro lo canta la carretilla". Esto se refiere a aquella persona que endosa a otros su incapacidad e ignorancia, tal es el caso de quienes desde hace más de 20 años asumieron el poder en nuestro país, y hoy lo tienen en la peor crisis de la historia. Estos señores no aceptan su fracaso y el fracaso de su mal llamada revolución, y pretenden enlodar el trabajo social y la trayectoria política de quienes como Alfredo Díaz han demostrado capacidad gerencial y sensibilidad social en los cargos públicos que hasta ahora han desempeñado.

Afortunadamente los neoespartanos sabemos quiénes trabajan por su pueblo, y quiénes han asumido cargos públicos de elección popular, de libre nombramiento o inventados para usufructuar del poder y/o enriquecerse a costa del sufrimiento de la gente. Si vamos a hablar de gobernadores vagos y sinvergüenzas, señor presidente, dónde estaba usted cuando Nueva Esparta fue gobernada entre 2013 y 2017 por uno de los pupilos de su reinvolución, que dejó a esta otrora tierra de gracia en la peor de las desgracias: destruyó la infraestructura educativa y desatendió a los educadores; abandonó el sistema de salud y propició el resurgimiento de viejas enfermedades; nos dejó presos en Margarita al hundir (literalmente) la empresa Conferry, para luego negociar la traída de chatarras inservibles hoy, no creo que usted no sepa eso; además sacó del aire los vuelos nacionales e internacionales, sepultando con esto la actividad turística en un estado potencia mundial en esta materia, ¿qué sabe usted de una línea aérea llamada Mía? incrementó la inseguridad, habiendo tomado este tema como principal bandera en su campaña electoral por su condición de exministro de defensa, hoy no tenemos ni policías gracias a su gobierno; si hablamos de su "orden" de rescatar la infraestructura religiosa, ¿usted sabe qué pasó entre 2013 y 2017 con la construcción del templo votivo de nuestra Virgen del Valle? Diga algo de eso ahora que se acerca tan importante fecha. Por favor, diga algo del puente de Boca del Río, construido por su pupilo, y clausurado hoy porque simplemente se hundió. ¿Quién responde por esa “vaguedad”? Pero hasta ahí no llega la incapacidad reinvolucionaria; usted habla de vagos que no hacen nada por su pueblo, y se me viene a la mente un fulano "protector" que usted mismo designó, y que siendo también su ministro de pesca ha sido en sus funciones “protectora” y ministerial cuando más han robado y matado pescadores en nuestro estado.

Cabe preguntar, señor presidente, ¿si Alfredo Díaz no hace nada por su pueblo, porqué su “protector” no le ganó las elecciones a la alcaldía de Mariño en 2012, sino que recibió una paliza que aún no supera? Señor presidente, acepte la invitación del Gobernador, venga a Nueva Esparta y visiten juntos los pueblos de Margarita y Coche. Déle la cara al pueblo neoespartano como lo hace Alfredo Díaz todos los días desde muy temprano, atendiendo las necesidades de su gente, a pesar de las limitaciones económicas impuestas por su gobierno. Me despido señor presidente, no sin antes decirle, con todo respeto, que el gentilicio de neoespartanos no nos lo ganamos precisamente por pendejos, sino por valientes, osados y aguerridos (recuerde Villa Rosa). Las flechas y los guayucos quedaron en el pasado; y como dice otro refrán popular "no por estar vestío 'e cachipo se es mata 'e plátano". Nosotros conocemos y defendemos a nuestros verdaderos líderes ¡no se equivoque!




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES