Porlamar
23 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Un país desquebrajado
Como muestra, miremos los titulares del pasado día miércoles, apenas en cuanto a lo económico se refiere; porque si vamos a los sucesos o a lo estrictamente político, es cuestión de ponerse a llorar.
Ángel Ciro Guerrero/ angelcirog@hotmail.com

23 Ago, 2019 | Venezuela sufre hoy la peor crisis de todo lo que va de su historia republicana. La crisis es general. Está patentizada en cualquier rincón de su geografía política, económica y social. Ningún sector escapa del inmenso daño que la desidia, inexperiencia y el pésimo manejo de los asuntos públicos, a pesar de dos décadas ya de ininterrumpido mandato rojo, lleva a cabo el gobierno comunista de Maduro, Diosdado, los dos Tareck, Reverol y Padrino. No hay donde detenerse para decir que han hecho algo bueno porque, si acaso lo es al momento de su inicio, a los pocos días la corrupción se hace presente y la buena intención se va muy largo, es la verdad.

De este asunto sobran las pruebas.

El nuestro, entonces, es un país desquebrajado sin lugar a dudas. Muy escasos los ladrones del erario nacional que están presos, la mayoría, campante, haciendo fiesta, siguen enquistados, protegidos y por la libre raspando la olla. Están en todas partes, como la mala hierba, creciendo, engordando.

Hay severos argumentos de la podredumbre que reina en cuanto se refiere a las cajas Clap, por ejemplo. En México y en Venezuela es, por ahora, el gran negociado en el cual, presuntamente, de acuerdo con las noticias de prensa, hay altas figuras de gobierno involucradas. En Pdvsa igual. En fin, y es una lástima, también una vergüenza, que al parecer no haya institución alguna, por pequeña o inmensa que sea, donde la trampa, la coima, la comisión, el robo no estén presentes de las mil formas y maneras.

Es abrumador lo que sucede, francamente. La corrupción de estos tiempos tenebrosos en cualquier sentido, supera la ocurrida en la cuarta.

Los que ayer metieron mano al tesoro son, comparados con los que la meten hoy en día, simples roba-gallinas. Comparación que entristece, lamentablemente. A extremos que la gente seria y responsable, que la hay en el mundo entero, procura de algún modo evitar realizar inversiones aquí, salvo los turcos, iraníes, rusos y chinos, debido más a las incalculables ganancias que les reportan esos acuerdos y no por la solidaridad ideológica de la cual Maduro hace gala.

Por cierto, esos convenios pudieran estar en rodeados de mucha ilegalidad pues, que se sepa, no han recibido autorización oficial de la Asamblea Nacional, para el gobierno en desacato pero para la Constitución frontalmente en ejercicio, no así el remedo de la constituyente cubana del todo írrita.

Mientras tanto, el país sufre todas las calamidades: No hay servicios públicos eficaces. Probado está que la falta de mantenimiento, a pesar de los miles de millones de dólares que el gobierno dice haber invertido, pero no se sabe en qué, cuándo ni dónde, la electricidad se va a cada rato; millones de venezolanos no tienen gas para cocinar ni reciben a diario o regularmente agua potable; los transportistas, a la brava, duplican y quieren triplicar el costo del pasaje, sin pararle pelota a las autoridades nacionales, regionales y locales. La inseguridad campea, los policías son vencidos, repelidos, rechazados y humillados por los delincuentes liderados por pranes que tienen buena miga con las autoridades.

En fin, Venezuela es un país desquebrajado,

Como muestra, miremos los titulares del pasado día miércoles, apenas en cuanto a lo económico se refiere; porque si vamos a los sucesos o a lo estrictamente político, es cuestión de ponerse a llorar:

Conindustria alerta que el empleo se redujo 67% en la mediana industria. Usuarios rechazan aumento de la tarifa de transporte urbano. Están en quiebra 80 % de los negocios en Mercados municipales. El dólar se dispara y acelera aumento de precios en Venezuela. Sector inmobiliario trabaja a menos de 5% de su capacidad. Transportistas compran cauchos usados para no detener sus vehículos. A un año de la reconversión el bolívar está devaluado.

Mejor dejémoslo hasta aquí…




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES