Porlamar
23 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






¿Claudio y Juan, acaso persiguen una utopía?
Lo que expresan, de manera muy serena los dos, reflexivos, responsables, sinceros, es lo que la gente quiere escuchar, cansada como está de los que gritan profiriendo insultos, pretendiendo cercenar la opinión contraria con un mensaje vacío que ni las piedras les escuchan.
Ángel Ciro Guerrero/ angelcirog@hotmail.com

15 Ago, 2019 | Extraordinaria lección, necesaria en todo caso, especialmente hoy en día cuando más se precisa de esta clase de iniciativas, la dada el pasado miércoles 14 por Claudio Fermín y Juan Barreto en el programa que modera Vladimir Villegas en Globovisión.

Ambos dirigentes, muy experimentado uno, el otro también inteligente, dejaron perfectamente en claro que los une su pasión por Venezuela y la urgencia, en esta hora de profundo significado para el destino nacional, de asumir posiciones firmes y adoptar de decisiones verdaderas, positivas, que son las que reclama la Venezuela desbaratada de estos tiempos rojos.

Muchos, después de escucharlos, pasado el asombro, seguramente se habrán preguntado si Claudio Fermín, fundador de Soluciones, y Juan Barreto, de Redes, estarán persiguiendo una utopía. Esa, la de querer, porque están seguros de lograrlo, que de una vez por todas Venezuela deje de ser botín, como lo expresa Claudio, para los eternos grupos que hoy, como ayer, se la disputan.

Extraordinaria lección, entonces, la que nos han mostrado estos dos intelectuales de la política, que hasta el cansancio han demostrado que no están equivocados, que si acaso los califican de Quijotes, sin embargo cada uno en su gestión como ciudadanos, como políticos y como gobernantes tienen obra buena y no podrán ser nunca metidos en el saco en donde hay tanto vagabundo tanto corrupto, tanto aprovechado. Son, les guste o no a los que pudieran ser sus adversarios, evidencia viva de una diligencia empeñada en que el país cambie cambiando a los que gritan cambio pero no han cambiado nada porque no les conviene cambiar lo que debe cambiarse.

Lo que expresan, de manera muy serena los dos, reflexivos, responsables, sinceros, es lo que la gente quiere escuchar, cansada como está de los que gritan profiriendo insultos, pretendiendo cercenar la opinión contraria con un mensaje vacío que ni las piedras les escuchan.

Claudio y Juan, que se han unido para marcar el camino de la reconciliación, del entendimiento, también demostraron valentía, un primer paso que les puede ganar mucho adepto a despecho, rabia, envidia y hasta desesperación de la directiva opositora y la del oficialismo.

Serán declarados traidores y sobre ellos caerá una lluvia de improperios, pero los cubrirá el paraguas de mucha gente de pueblo que sí apreciarán el enorme, el gigantesco paso que este par de profetas de las buenas nuevas, que vendrán, han dado al unir sus voluntades, que las tienen, y bien puestas, para predicar no en el desierto sino en aldeas, pueblos y ciudades de una provincia que quiere la unidad y por la vía del voto resolver la crisis que nos está ahogando mientras dando tumbos vamos hacia el abismo.

Ellos han visto la luz al final del túnel, saben cómo salir del laberinto, miraron más allá del árbol que a la mayoría de dirigentes de uno y otro bando les tapa el bosque y, decididos, con la verdad por delante, que la dicen con la misma sinceridad con la que piden se les ayude, afirman que la Venezuela de paz, con libertad y democracia, una renovada en todo y para todo lo que sea crecimiento, sí es posible.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES